Tamagawa

El puente que atraviesa el río Tama es la entrada a la zona más sagrada de Oku-no-in, dando paso al mausoleo de Kõbõ Daishi fundador de la secta Shingon y de Kõya-san. Las placas de madera con inscripciones son un recuerdo a los ahogados y a los niños abortados, y es que hasta los lugares más bellos pueden tener su lado más amargo.

Tamagawa, Kõya-sanCanon EOS 50D, Canon 24-105mm f/4L
1/320s f/6.3 a 70mm iso200
TamagawaJose
3

3 comments on "Tamagawa"

  1. Excelente fotografía la que nos muestras con su reflejo y sobretodo con su muy bien documentada historia. A pesar de ese lado amargo que nos cuentas la foto me sugiere que son las puertas de un paraíso por lo menos para el fotógrafo.

    Saludos.

  2. Daniel,

    Pues no te creas que fuese el paraíso ya que a partir del puente estaba totalmente prohibido hacer fotos, y es una pena porque la sala de los faroles (el edificio principal del mausoleo) es realmente espectacular con sus miles de faroles. Pero también es parte del código deontológico del fotógrafo-viajero respetar las tradiciones de los lugares que visitas.

  3. Pues si, si. A veces te tienes que guardar la camara en la bolsa y olvidarte que la tienes alli por muy dificil que sea… pero al menos las sensaciones que te traes son imborrables, quizá sea uno de los motivos por los que ciertos lugares se convierten en algo especial.

    La fotografia es… preciosa, en tu linea 🙂

    bicos