Shodo

En el cementerio-santuario de Oku-No-In en el Monte Koya, un monje calígrafo de la escuela Shingon «sella» el libro de un peregrino con el nombre del templo así como alguna bendición. Es todo un deleite observar en acción el difícil arte de la caligrafía japonesa o «Shodo».

ShodoCanon EOS 50D, Canon 24-105mm f/4L
1/125s f/4.5 a 75mm iso640
ShodoJose
2

2 comments on "Shodo"

  1. Una delicia ver esta foto, el blanco y negro le favorece realmente.
    Pero estar ahí delante viendo cómo se movía ese pincel tuvo que ser una "experiencia religiosa" (por su profesión), no?
    😉

    bicos!

  2. Pues sabiendo lo difícil que es ese arte por lo precisos, harmoniosos y detallados que deben ser los trazos, lo que más me sorprendió es la destreza y rapidez con la que se manejan estos monjes. Aunque no es comprable con la escritura tal como la concebimos en Occidente, claro está.